viernes, 30 de mayo de 2014

Senderismo con niños a las pinturas rupestres de Bezas



Hola a todos hoy vamos hacer una ruta desde Teruel, iremos a ver las pinturas rupestres en Bezas.

 










Salimos de Teruel con nuestro coche en dirección a San Blas por la A-1513 y seguimos la carretera hacia Toril, pasaremos por las localidades de El Camillo y Bezas hasta el kilometro 23, en este punto hay una zona de aparcamiento que tambien es un estupendo mirador y es el comienzo de un sendero señalizado que nos lleva hasta las pinturas rupestres.
El sendero comienza al lado de la zona de aparcamiento,  adentrándose en la vegetación  empieza a bajar hacia el barranco de las Tajadas, en cuanto hemos andado unos metros el paisaje cambia de forma radical y nos encontramos dentro de un frondoso bosque, con muchos arboles y plantas que en algunos momentos nos recuerda a los bosques encantados de los cuentos. Debemos bajar por unos escalones naturales hasta que llegamos a la parte mas baja del barranco por donde pasa un pequeño arroyo que vamos a cruzar por una pasarela de madera.

senderismo con niños en bezas
bosque haciendo senderismo con niños







Seguimos caminando y el camino nos lleva hacia la parte derecha del barranco donde empezaremos a subir un poco caminando entre zarzas y arbusto hasta llegar a una zona mas amplia y despejada.  


En la zona hay muchos pinos de rodeno y las piedra y las rocas son en su mayoría areniscas de color rojo.





Continuamos el sendero  y muy pronto después de subir unas escaleras encontramos el abrigo del huerto de las Tajadas. 
A partir de este punto el camino se hace mas sinuoso y divertido para los niños, pasamos por laberintos y zonas estrechas entre piedras el paisaje es espectacular con ese color rojo de la  piedra y todas las plantas que en esta época del año están muy verdes.
En una zona un poco mas elevada se encuentran otros dos abrigos con pinturas rupestres, en este lugar podemos descansar y sentarnos en las grandes piedras que hay por todo alrededor también hay pequeñas cuevas formadas por las rocas donde los niños se esconden y juegan a ser hombres primitivos. Hemos aprovechado para descansar y comer algo, un poco de jamón, lomo embuchado, queso, vamos para mantenernos con fuerza en nuestro paseo.

El sendero continua subiendo hasta un mirador que hay en la parte alta desde donde hay unas vistas espectaculares. Nosotros intentamos subir con los niños pero había unos troncos que estaban cortando el paso y por precaución decidimos darnos la vuelta. Para volver al coche debemos seguir el mismo camino que hemos utilizado para llegar hasta donde estamos.



El paseo es muy asequible para hacerlo en familia y en una hora mas o menos con varias paradas se hace sin ningún problema.


Si alguien estáis interesados en hacer esta ruta desde Alustante podéis ir hasta Albarracin y coger la carretera que nos lleva hasta Dornaque y a 2 kilómetros en dirección a Bezas encontramos el aparcamiento que es el principio de la ruta.