domingo, 27 de abril de 2014

Nos vamos al castillo de Peracense

Este domingo no sabíamos donde ir, alguien dijo de acercarnos al castillo de Peracense. Desde Alustante localidad en la que nos encontramos hay unos 30 kilómetros y la carretera ahora esta bastante bien así que metimos un par de botellas de agua nos pusimos las zapatillas y al coche.



Hay que ir dirección Tordesilos por la carretera      CM-2112 y cuando llegamos a la variante de Tordesilos, a unos 10 o 12 Km de haber salido, a la derecha encontramos un desvío que nos lleva a Rodenas, a unos 4 Km nos volvemos a desviar a la derecha hacia Rodenas Ya estamos en la provincia de Teruel. 
 La carretera de Tordesilos a Rodenas hay que tomársela con calma, es muy estrecha y esta bastante deteriorada pero son solo uno 7 Km.
piedras de rodeno
Cuando llegamos a Rodenas cruzamos parte de la travesía del pueblo y llegamos a una plaza bastante amplia, aquí a la derecha de la plaza, y no por la carretera, sale una calle recta que nos comunica con el camino que lleva al castillo. El camino esta asfaltado y bastante bien, aunque podemos encontrarnos con algún que otro bache bastante profundo, así que a disfrutar de los paisaje de rocas de rodeno que tenemos a la izquierda de nuestra ruta.
Castillo de Peracense
Desde Rodenas tendremos que recorre unos 4 Km hasta llegar a un punto en el que empezamos a descender en nuestro camino y SORPRESA tenemos un espectacular castillo de piedra roja justo delante de nosotros.
entrada al castillo


El castillo se puede visitar por un precio alrededor de 3 euros hay que consultar los horarios de apertura. Los podreis encontrar en     peracense.es .
Desde el castillo hay unas vistas espectaculares el valle del jiloca.

El castillo esta sobre unas rocas de rodeno de color rojo, en un enclave defensivo espectacular desde el que se domina todo el valle y tiene unas vistas únicas.
vista general
Si quereis se puede subir hasta la torre mas alta y la verdad es que vale la pena, por las vista y por lo bien restaurado que esta y si tenéis suerte os podéis encontrar con el fantasma, o no, es broma.
A la vuelta y como habremos hecho hambre de subir por las dependencias y las torres del castillo podemos parar en Rodenas en la quesería, que esta cerca de la plaza que os he hablado antes, donde hacen un     queso estupendo. Tienen tienda de venta al publico y la verdad es que merece la pena llevarse un poco en la mochila o entre pecho y espalda.

Espero que la ruta sea de vuestro agrado y hasta el próximo paseo.